Últimas noticias

Triste espectáculo

Anuncios
JOSÉ ANTONIO.

Desde estas páginas quería denunciar el estado en el que se encuentran las personas que últimamente de una manera alarmante deambulan alrededor de la estación de Villaverde Alto. Son adictos a nuevas y antiguas drogas adicción que vienen huyendo de edificios y naves abandonadas de los que previamente se les ha echado y han acabado aquí. 

Habría que retroceder a los años 80 y 90, cuando la epidemia de la heroína castigó varias generaciones de jóvenes, para ver un espectáculo tan triste. Personas en unas condiciones de vida deplorables, que entre otras actividades piden, se prostituyen o trapichean con drogas para conseguir algo de dinero con el que pagar la dosis. Son enfermos que en el mejor de los casos ya no sienten ni padecen, zombis con un ataúd a cuestas, que van y vienen de un lado a otro con su ruina, sin encontrar refugio, a los que se trata como delincuentes. Apenas montan una chabola con cuatro plásticos al lado de la valla de las vías del tren que les sirve de pared, o en un solar vacío, o al lado de unos arbustos cerca de la Gran Vía de Villaverde, o bien construyen entre los escombros de una nave un lugar donde resguardarse de la lluvia, cuando llega la policía a identificarlos y a levantar el campamento. Parece que no hay medios para procurarles una vida digna, pero sí hay medios para acosarlos y perseguirlos.

Es una vergüenza que en esta Europa tan civilizada y tan moderna, y en un país en el que se alardea de que no se va a dejar a nadie atrás, en una ciudad donde la libertad se consume en las terrazas de los bares, las personas carezcan de derechos humanos. Son nuestros hijos e hijas, nuestras vecinas y vecinos, personas que dieron un mal paso o tomaron una mala decisión, personas derrotadas por la vida, que consumen sustancias para olvidar su fracaso, hasta que éstas terminan por consumirlos. Que tire la primera piedra el o la que en alguna ocasión no haya rozado el desastre.

Qué mínimo que exigir a las Administraciones los derechos más básicos: agua potable, unos baños públicos para lavarse, ducharse o para hacer sus necesidades, un plato de comida caliente y un techo para protegerse de la lluvia. Siempre será más barato que el coste de los agentes de la Policía Municipal y Nacional y sus coches patrulla, o los problemas de salud que conlleva su adicción, tanto para ellas como para las vecinas del barrio, además de los gastos que implica tratar enfermedades derivadas como el sida o la hepatitis, por no hablar de las enfermedades mentales. Ahora que tanto se habla de sanidad pública, ¿dónde queda la de estas enfermas?

Supongo que la presión a la que se las somete las llevará a abandonar los lugares visibles, y las hará instalarse en un lugar que no perturbe nuestras miradas. Para entonces, solo las veremos en las calles del polígono industrial, ejerciendo la prostitución para conseguir el dinero suficiente para la próxima dosis.

Ahora que nos encontramos en periodo electoral, hablo de cuando estoy escribiendo el artículo, no veo a ningún partido que hable de cómo solucionar la situación en que se encuentran estas personas, lo que me lleva a pensar que tratar este problema no da votos, porque si de ello dependiese conseguir votos, se estaría al menos hablando de él.

Tampoco espero mucho de una sociedad en la que las personas no importan, por eso tampoco me extraña que cada vez haya más enfermos con una adicción a cuestas.

PDF.

AMo Ruiz Administrador fincaas

Últimas

‘La poesía te enseña a conocerte mejor’

Feli Martínez, presidenta de AMIFIVI y escritora, acaba de...

El personal del 12 de Octubre reclama su derecho a conciliación familiar

Siguen las protestas en la puerta principal de la...

Verano en los centros municipales de mayores de Villaverde

CENTROS MUNICIPALES DE MAYORES VILLAVERDE. Se acerca el calor, aunque...

Lo que nunca nos contaron

MIRIAM GARCÍA SANTAMARÍA. Lo que nunca nos contaron, y para...

Más noticias

‘La poesía te enseña a conocerte mejor’

Feli Martínez, presidenta de AMIFIVI y escritora, acaba de...

El personal del 12 de Octubre reclama su derecho a conciliación familiar

Siguen las protestas en la puerta principal de la...

Verano en los centros municipales de mayores de Villaverde

CENTROS MUNICIPALES DE MAYORES VILLAVERDE. Se acerca el calor, aunque...

Lo que nunca nos contaron

MIRIAM GARCÍA SANTAMARÍA. Lo que nunca nos contaron, y para...

DIÁLOGOS SOBRE EL BIENESTAR: EL CONSUMO DE PSICOFÁRMACOS

DIÁLOGOS SOBRE EL BIENESTAR: EL CONSUMO DE PSICOFÁRMACOS Más información...