Últimas noticias

‘El barrio necesita el comercio de proximidad’

Carlos, tras 42 años al frente de un negocio en el barrio, se ha jubilado en diciembre. Hacemos balance con él de toda una vida laboral y comercial en Villaverde Bajo

PAPELERIA

Carlos es el propietario de la Papelería Maribel, abierta 42 años atrás en Villaverde Bajo junto a su mujer, ya fallecida, que dio nombre al negocio. Le visito en una soleada mañana de diciembre, justo el día en que se jubila, para hablar sobre su experiencia de toda una vida laboral y comercial en el barrio.

Carlos, ¿cómo empezó todo esto?

AMo Ruiz Administrador fincaas

Empezamos en 1980. En principio estuvimos en la calle Francisco del Pino número 26, muy cerca, y en 1995 nos trasladamos aquí, al 14 de la calle Ignacio Santos Viñuelas. Poquito a poco fuimos creciendo, y hemos intentado siempre mirar por nuestro negocio pero también por el cliente: todo el beneficio que hemos podido darle se lo hemos dado… Y de hecho llevamos 42 años, así que muy mal no lo hemos hecho [sonríe]. De un tiempo a esta parte cada vez la cosa ha ido más flojita: nos van quitando entre unos y otros, que si las grandes superficies, que si la compra por Internet, pero vamos subsistiendo… Y otra cosa de la que estoy orgulloso es de haber podido además crear puestos de trabajo: siempre he tenido una o dos empleadas.

 

 

En tu actividad habrás estado muy cerca de los vecinos…

Claro, y además atendiendo su demanda y asesorándoles, porque hay veces que te dicen “Quiero esta mochila de la marca tal”, y les respondo: “Pues mira, con la marca tal tienes que pagar eso, la marca, pero tengo ésta que no es la marca tal y sale mejor”. Siempre intento aconsejar al público para que haga su mejor compra.

Un cliente satisfecho es un cliente que vuelve.

Sí… Una máxima que tengo en mi negocio es que yo a un cliente le puedo tratar mal o contestar mal una vez, dos no… Y yo necesito que el cliente sea lo más asiduo posible. Lógicamente cada uno luego compra donde quiere, pero si le atiendes como es debido le das una confianza que le hace elegirte en lugar de ir a otro sitio. Y hacerte una clientela fija es lo principal, porque tienes que mantener el negocio durante todo el año.

 

 

Y en estos 42 años, ¿cómo has visto evolucionar el comercio en Villaverde?

Ha cambiado muchísimo… Nosotros empezamos prácticamente de cero, y fuimos creciendo a medida de eso, de mirar por el cliente. Lógicamente también miramos por nuestro margen, pero siempre si yo he conseguido algún descuento especial o similar lo he aplicado al precio para que se beneficie el cliente. Entonces antes éramos las tiendas de barrio las que vendíamos, pero poco a poco empezaron las grandes superficies, luego los bazares, ahora Amazon… Todos nos han ido restando cuota de mercado, pero todavía subsistimos porque hay cosas que solo encontrarás aquí, por ejemplo cosas que la gente necesita y necesita una: un lápiz, no los doce o veinte que te tienes que llevar en una gran superficie… Detalles como ése, apostar por lo que nos caracteriza, nos ha servido para mantenernos durante tantos años.

¿Cuál es la clave para haber aguantado tanto tiempo?

La atención al público e intentar dar la mejor relación calidad-precio. Nosotros aquí ya no tenemos clientes, tenemos amigos, y hemos conseguido coger un nombre. Aquí en el barrio la gente dice “Voy a Maribel” y ya saben que es la papelería, no hace falta que digan “Papelería Maribel”. El trato directo es primordial; y aconsejar y hacerlo bien, sin pensar “A ver si le meto esto”. Que el cliente se vaya satisfecho y vuelva, porque aquí vienen con la confianza de que les van a orientar y les van a dar distintas opciones que pueden ver, tocar, probar… No como en las grandes superficies, que adquieres un bolígrafo sin saber cómo escribe.

 

 

Una de las ocasiones en las que marcamos más la diferencia es con los libros de texto. En las grandes superficies los venden a matacaballo, y les encargas unos libros, al mes llegan y te dicen “vale, toma éstos; te faltan estos tres”, y tienes que búscate la vida… Aquí no: nosotros te los traemos todos, porque el que se tiene que buscar la vida soy yo para conseguírtelos a ti.

Con tanto tiempo en el barrio, lo habrás visto cambiar un montón…

En 1980 Villaverde era un barrio fabuloso, un barrio “rico”: estábamos rodeados de empresas, todo el mundo trabajaba… Somos obreros, pero había trabajo estable y la gente tenía alegría… ¿Qué pasa? Que eso ha cambiado, y mientras el barrio ha ido envejeciendo poco a poco: la gente se ha ido haciendo cada vez mayor, los pisos son ya muy antiguos… Entonces el barrio ha ido perdiendo su identidad, porque los hijos de los vecinos de toda la vida no se han quedado aquí, y ellos mismos se han ido yendo a otras zonas buscando mayor comodidad, al tiempo que como los pisos están más baratos que en otras zonas les ha ido sustituyendo gente con menor poder adquisitivo. Así que con el paso del tiempo el barrio se ha deteriorado, y se han ido juntando bastantes factores que perjudican al comercio, como el menor poder adquisitivo del vecindario o los cambios en los hábitos de compra… Pero bueno, hemos seguido luchando, y hemos conseguido siempre sacar nuestro sueldo.

 

 

¿Qué aconsejarías a alguien que pretendiese abrir un negocio nuevo en Villaverde?

Partir de cero es muy difícil: tiene que mirar muy bien lo que hay y lo que se necesita, no abrir un negocio porque le gusta y ya está. Yo, por ejemplo, ya me voy a jubilar y esto lo voy a traspasar, y quien continúa cuenta con que la gente va a seguir viniendo porque ya tiene la referencia, pero coger un local y abrir de cero una papelería sin mirar si hay otra en la zona sería muy mala idea.

¿Y cómo afrontas este gran cambio que supone la jubilación?

Bueno, pues la verdad es que creo que me lo he ganado después de tantos años [risas], entonces pienso tomarme la vida de forma un poquito más tranquila, ya sin las responsabilidades de tener que mantener un negocio, y disfrutar todo lo que pueda, porque son ya muchos años trabajados.

¿Quieres enviar algún mensaje a los lectores?

Mi mensaje es que se den cuenta de que el barrio necesita el comercio de proximidad, sea éste o cualquiera, porque si no se va deteriorando. Se terminan convirtiendo los locales en viviendas, y se pierde la alegría y la vida que da una zona comercial a las calles.

Últimas

Celebra el Día del Libro en Madrid

REDACCIÓN CIBELES. El Ayuntamiento de Madrid se suma a...

Futsala Villaverde 0 – Colegio El Valle CD 3: juego sí, gol no

FUTSALA VILLAVERDE. Este sábado jugábamos contra el Colegio El Valle...

Butarque Fest: para elegir a los artistas de las fiestas populares del barrio

AVIB. Serán los vecinos y vecinas quienes escojan a los...

Café Temático: Aprendiendo juntas hábitos de alimentación sostenibles y saludables

ESPACIO SOCIOEDUCATIVO DE SAN CRISTÓBAL. El jueves 25 de abril,...

Más noticias

Photos from Espacio de Igualdad Clara Campoamor’s post

🟣 📢 PROGRAMACIÓN MAYO 2024 📢 🟣 Estas son las...

Celebra el Día del Libro en Madrid

REDACCIÓN CIBELES. El Ayuntamiento de Madrid se suma a...

Futsala Villaverde 0 – Colegio El Valle CD 3: juego sí, gol no

FUTSALA VILLAVERDE. Este sábado jugábamos contra el Colegio El Valle...

Gracias a CRONISTAS VillaVerde por regalarnos estas perlas informativas que dan cuenta de la historia de nuestro distrito y de n…

Gracias a CRONISTAS VillaVerde por regalarnos estas perlas informativas...

Esta semana tenemos olimpiadas en el barrio. Organizadas por la Mesa Moviendo Butarque.

Esta semana tenemos olimpiadas en el barrio. Organizadas por...

Photos from Espacio de Igualdad Clara Campoamor’s post

🟣 📢 PROGRAMACIÓN MAYO 2024 📢 🟣 Estas son las actividades y talleres programadas para abril, esperamos que os guste lo que hemos preparado para...